Un camino hacia la Inclusión Financiera.

Introducción

De alguna manera todos coincidimos o damos por sentado que la tecnología puede ayudar a lograr la inclusión financiera, visualizamos un escenario donde todo sucede a través de un dispositivo celular y todos pueden tener acceso a servicios financieros. Lo cierto es que no ha sucedido del todo de esa forma, y esto se debe, entre otras cosas, a que no todas las personas cuentan con las habilidades digitales y educación financiera necesarios para acceder a los servicios financieros y lograr la mayor manifestación de la inclusión financiera.

A continuación, expondré una forma de lograrlo, dicho en otras palabras, abordaré los cómo necesarios para lograrlo.

Partiendo de la suposición de que se es posible acceder a un dispositivo celular conectado a internet, este artículo tendrá vigencia, en otro caso, primero debe de superarse la falta de infraestructura de telecomunicaciones y dispositivos.

Superado lo anterior y entrando en materia, el primer aspecto a considerar son las habilidades digitales, tener acceso a un dispositivo celular no es sinónimo de saber usarlo o aprovecharlo, a veces el uso de estos dispositivos se limita al consumo de contenido audiovisual, no obstante, se puede aprovechar y partir de los convencionalismos sociales generados por las aplicaciones más populares de suministro de este tipo de contenido, pues sus interfaces son intuitivas y fáciles de usar.

¿Qué es un convencionalismo social en UX?

Los convencionalismos sociales son normas y expectativas comúnmente aceptadas que los usuarios tienen al interactuar con un producto o servicio digital. Por ejemplo, en la mayoría de las culturas, se espera que un botón de «Inicio» o «Home» en un sitio web nos lleve de vuelta a la página principal.

¿Cómo puede aprovecharse un convencionalismo social para lograr la inclusión financiera?

Hay que dar un paso intermedio y este es lograr la Educación Financiera. Muchas personas pueden no tener el conocimiento o la comprensión necesarios para manejar eficazmente sus finanzas y tomar decisiones financieras informadas.

Los convencionalismos sociales en UX pueden ser utilizados para integrar la educación financiera directamente en la experiencia del usuario. Por ejemplo, se pueden diseñar interfaces de usuario que proporcionen información y recursos educativos a medida que el usuario interactúa con el producto o servicio.

Es decir, Educación Integrada, esto significa que con la interacción el usuario adquiere conocimientos financieros.

Para no obviar, también desarrolla nuevas habilidades digitales partiendo de las que cuenta por el consumo de contenido que realiza.

Potenciando la inclusión financiera.

Con la familiaridad de los convencionalismos sociales el usuario adquiere conocimientos financieros y conocimientos sobre los medios para acceder a los servicios financieros, esto le ayuda a adquirir la confianza necesaria para superar la brecha que lo separa de los servicios financieros.

Conclusión

La importancia de la inclusión financiera es un factor clave para el desarrollo económico y social de las personas. Aprovechando la familiaridad con los convencionalismos sociales puede facilitarse el acceso y el uso de los servicios financieros, así como la adquisición de conocimientos financieros. La educación financiera debe ser una prioridad en el diseño de servicios finacnieros. La tecnología es un medio para potenciar la inclusión financiera, siempre que se garantice su accesibilidad, seguridad y calidad.


Escrito por: Augusto MENESES.

Abogado Especialista en Tecnologías de la Información.